HABÍA UNA VEZ UN COLE … (III) SUPERANDO LOS OBSTÁCULOS ACADÉMICOS

Infancia

Gracias a la neurociencia, sabemos que hay una relación muy importante entre las emociones y los procesos de aprendizaje. Como los NAS se sobreestimulan antes debido a que su cerebro recibe más información sensorial del entorno, esa saturación puede convertirse en ansiedad, estrés o aburrimiento, por ejemplo. En estas condiciones es difícil razonar y asimilar las explicaciones del profesor. Sin embargo, cuando el niño se siente cómodo y relajado dentro del aula está preparado para aprender.

Y es que es muy importante para los niños de #altasensibilidad mantener a raya su nivel de excitación: si es muy bajo se aburrirán mientras que si su nivel de activación es muy alto les generará estrés. Ninguna de estas dos situaciones es adecuada para un cerebro que piensa, siente y actúa de forma interconectada.

La información que recibe el cerebro llega al sistema límbico (o cerebro emocional) y allí se encuentra la amígdala, que será la encargada de interpretarla y generará una emoción. Dependiendo de cómo sea ésta, la capacidad para aprender se verá más o menos afectada. Por ello, hay que tener muy presente que es el cerebro emocional el responsable de que la información llegue al neo-cortex (cerebro racional), donde se produce el aprendizaje de orden superior. Se podría decir que es como un “interruptor”.

interruptor aprendizaje

Es importante que los profesores estén pendientes del nivel de estrés al que están sometidos los niños de alta sensibilidad dentro del aula.

Los últimos estudios en el campo de la neuroeducación,- también conocida como neurodidáctica-, demuestran que sin emoción no hay aprendizaje. Entender cómo funciona el cerebro y aplicarlo a nuevas formas de enseñanza es lo que está investigando esta nueva disciplina.

Neuroeducación

Judy Willys es una conocida neurocientífica especializada en temas de aprendizaje. Trabajando como neuróloga pudo observar que la mayoría de los menores que llegaban a su consulta diagnosticados con diferentes trastornos de aprendizaje, en realidad,  no tenían nada. Quiso descubrir qué estaba pasando en las aulas y estudió magisterio para ejercer como docente, poniendo al servicio de la educación su amplia experiencia como neuróloga.

Para ella, el estado de ánimo del alumno es clave, así como la metodología empleada. Ya hemos señalado antes que las emociones son un factor muy importante para los NAS, puesto que si son placenteras están más predispuestos para aprender. Aunque no sólo ellos. Todas las personas asimilamos  de forma más efectiva los conocimientos si estamos contentos. (En este vídeo puedes ampliar la información sobre este interesante tema).

Obstáculos que dificultan el aprendizaje de los NAS

A continuación enumeraré algunos de los factores que pueden afectar a tu hijo #altamentesensible:

  1. Las experiencias negativas: cuando las cosas no les salen como quieren, el miedo a hacerlo mal, a equivocarse es uno de los posibles estresores más importante para un NAS. Sensibles como son ante las críticas, es frecuente que desistan creyendo que no están capacitados para hacer una determinada tarea y dejan de intentarlo. Aquí tienes algunos consejos para que tengan en cuenta sus profesores.
  2. Perfeccionismo: algunos pequeños pueden manifestar, por contra, un comportamiento obsesivo en los estudios como consecuencia de su nivel de procesamiento , ya que reflexionan mucho y se hacen demasiadas preguntas.
  3. Poca afinidad con algún maestro: docentes poco sensibles que griten mucho, que les cause miedo o incluso que pueda sentirse coaccionado. Habla con tu NAS para intentar saber si puede ser éste el motivo que le está afectando.
  4. Necesidad de movimiento: sean o no altamente sensibles, los niños tienen que poder moverse. La ciencia ha demostrado que existe una interrelación entre inteligencia y movimiento como parte esencial del aprendizaje. Y, sin embargo, seguimos con la misma distribución de los niños dentro del aula, sentados muchas horas y realizando fichas.
  5. Necesidad de desconexión. Este es otro de los obstáculos del que ya hablé en El niño altamente sensible dentro del aula.  Recordemos que:
  • Dada su capacidad para captar las explicaciones a la primera, escuchar al profesor repetirlas una y otra vez les puede aburrir y se evaden. Cuando vuelven a prestar atención, se encuentran perdidos porque ahora están hablando de otra cosa.
  • También suelen desconectar cuando otros niños interrumpen constantemente en clase (porque están hablando o haciendo ruido y, mientras el profesor soluciona la situación, los NAS desconecta para descansar de esa sobreestimulación que les cansa, por lo que de nuevo se desorientan.

NAS extrovertidos en la escuela

Todos estos obstáculos suelen ser a los que se enfrentan la mayoría de los NAS, es decir, los que tienden a ser introvertidos. Sin embargo, no refleja la realidad que viven esos grandes olvidados dentro de la comunidad pas: los niños y niñas altamente sensibles  extrovertidos/as.

Desconozco si existen investigaciones científicas específicas y rigurosas que hablen acerca de la extroversión en la infancia. Eva Perea, experta en alta sensibilidad, ha escrito sobre ello recientemente y puede servir de orientación a esos padres y  madres para que comprendan mejor cómo la sensibilidad del procesamiento sensorial afecta a sus pequeños.

Perea comienza rompiendo mitos sobre los NAS, pues no todos son callados y tímidos, ni lloran con facilidad o piensan antes de actuar.

Es más, explica que también se puede ser altamente sensible y ser “lanzados y atrevidos,  y no tan observadores ya que parece que siempre andan un tanto alocados”.

Todo esto es producto de su incapacidad para gestionar el flujo de información que reciben de forma contínua.

Y esto les lleva a realizar actividades de manera constante, para librarse de esa energía extra que les llega a través del ambiente y de su propio cuerpo”, afirma.

Cuanto más pequeño sea el NAS, menos herramientas de gestión emocional conoce, por lo que somos los adultos los responsables de ayudarle a regularse: rutinas, ejercicio físico, contacto con la naturaleza, mucha comprensión y conectar con el menor son algunas de las recomendaciones que podemos poner en práctica.

Detectar este rasgo en edades tempranas es muy importante. Asi sera más fácil reducir el sufrimiento al que pueden estar expuestos, fruto de etiquetas negativas que, sobre todo en la escuela, puede ir acumulando.

Pueden llegar también a sentirse muy incomprendidos y afectarles a su autoestima al tener comportamientos que son señalados como desafiantes y disruptivos dentro del aula.

La consecuencia de ello es que es muy probable que sean objeto de reprimendas y castigos varios.

Esta situación puede ser una señal de alerta para las familias que no reconocen esa forma de ser en sus hijos, pues en casa se muestran tranquilos.

El hogar es un entorno que les proporciona seguridad, no se ven sobreestimulados como en el centro escolar y si el tipo de crianza es adecuado no presentarán problemas.

Aunque, en otros lugares como parques, fiestas de cumpleaños, centros comerciales, etc. también pueden manifestar esos comportamientos inadecuados y ser el centro de las miradas de otros padres que sienten que no respetan las normas y “avasallan” al resto de niños adrede.

Pero sólo observamos lo que sería la “punta del iceberg” de lo que ese NAS extrovertido tiene en su interior.  Por otra parte, tampoco tiene capacidad para saber por qué actúa de esa manera y poder controlar así su impulsividad.

Para saber más sobre ello, recomiendo la lectura de estos dos artículos de Eva Perea sobre los NAS extrovertidos. Podéis acceder pinchando aquí.

NAS generalistas versus NAS especialistas

Para terminar, hablaremos de otra clasificación que podemos hacer de los NAS. Elaine N. Aron, autora del libro “Alta sensibilidad en la infancia”, describe a dos tipos de alumnos altamente sensibles: generalistas y especialistas. Los primeros no suelen tener muchos problemas con las materias escolares objeto de estudio porque se desenvuelven bien en todas las asignaturas; por contra, los especialistas desde muy pequeños ya demuestran un talento innato para desarrollar alguna actividad en concreto y se centran exclusivamente en ella, desatendiendo el resto de asignaturas. Son considerados peores estudiantes que los generalistas y, aunque es positivo que tengan claro lo que les gusta, es necesario buscar un término medio para que no suponga un obstáculo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s